¿Qué tipos de blogs existen y cuáles son sus características?

Veamos entonces cuales son los tipos de blog que existen para que puedas ver si alguno de ellos puede encajar contigo.

Blog personal

Los blogs personales son eso: personales. Son blogs en los que el autor habla de los temas que le interesan, experiencia, su día a día, temas políticos y de otras inquietudes personales, etc.

Los primeros blogs eran prácticamente todos personales porque el propio concepto de blog se concebía así entonces, una especie de diario íntimo abierto al público.

Mi recomendación aquí es que si volcar este tipo de contenidos en público realmente te satisface y motiva para realizar el trabajo diario que conlleva un blog, bien, pero ten en cuenta que, salvo que seas ya un personaje famoso, estos blogs lo tienen complicado para conseguir éxito.

La razón de esto es que este tipo de blogs tienen muy poco potencial para conseguir un público grande (que es lo que te permite hacer cosas “potentes”), al fin y al cabo, si no eres una persona conocida, habrá poca gente a la que le interesa tu vida. Es algo frío decirlo así, pero así es.

Blog profesional y de marca personal

Con el tiempo, los bloggers se empezaron a dar cuenta de una cosa que es, en realidad, es sentido común básico: conseguían mucho más éxito con contenidos que interesaban a los demás que con contenidos centrados en su propia persona.

Pero, además, descubrieron que todo esto conllevaba un “efecto secundario” muy positivo y muy potente: publicar contenido útil sobre una determinada temática le generaba reputación al autor de ese contenido en esa materia.

Así es cómo se descubrieron los blogs como la herramienta ideal para crear una marca personal sólida, en menos tiempo y con menos esfuerzo que por vías tradicionales (ponencias, edición de libros, etc.):

En una situación de exceso de profesionales es vital diferenciarse para sobrevivir, crear una marca personal es la mejor manera de hacerlo.

Aplicado todo esto a temáticas relacionados con tu profesión o tu negocio, el blog se convierte en una excelente herramienta profesional para promocionar tu carrera, mejorar tu empleabilidad o apoyar a tu negocio.

Con el auge de YouTube, esto mismo es muy cierto también para YouTube, tanto que incluso funciona aún mejor para esto porque el ser visual produce más cercanía con el autor y tiene por ello más potencial de conexión (“engagement”) que un blog.

Blogs de empresa

Como no podría ser de otra manera, las empresas se percataron de lo que estaba pasando con los blogs y querían también su “trocito del pastel”. Así que empezaron a surgir secciones de blog en las webs corporativas como setas.

Pero muchas empresas, diría que la mayoría, lo hicieron realmente mal: ponían un blog, con un esfuerzo mínimo, contenidos triviales que no aportan valor y muchas veces actualizado tan solo de Pascuas a Ramos.

Esto refleja perfectamente lo que pasa tantas veces en los entornos corporativos ven un fenómeno, van a explotarlo, pero lo hacen rápido, superficial y sin entender “de qué va” realmente. El resultado: un montón de blogs corporativos que no le interesan a nadie.

Mi recomendación: si tienes una empresa, que sepas que un blog en una web de empresa bien lleva, funciona. Pero igual que en el caso de los autores individuales, hay que llevarlo con cariño, esforzándose en aportar valor en los contenidos, cuidando la relación con los lectores y mantener una disciplina total en la periodicidad de las publicaciones.

Blogs y webs de nicho

Una última variante que mucha gente ha descubierto como una oportunidad para un pequeño negocio son las webs de nicho, webs que muchas veces son blogs o están montadas con plataformas de blogs.

Podríamos estar hablando, dentro de mundo salud y fitness, en un blog de yoga, por ejemplo, o, dentro del mundo de la jardinería, por ejemplo, en un blog especializado en el mundo bonsái.

Este tipo de sitios tienen la ventaja de que pueden competir en Google con sitios mucho más grandes en búsquedas muy especializadas (que los sitios grandes suelen descuidar) y conseguir visibilidad para estas búsquedas.

Esto es algo que en el posicionamiento web se conoce como la “larga cola” (“long tail” en inglés):

Si tienes un blog deberías saber lo que es el ‘Long Tail SEO’ y cómo aplicarlo, te permitirá dar un gran impulso a tu sitio. Aquí verás cómo funciona.

A partir de esta visibilidad, hay muchas fórmulas para hacer de este tipo de sitios una fuente de ingresos, desde fórmulas de ingresos pasivas como el marketing de afiliación hasta fórmulas tradicionales como la prestación de servicios profesionales.


 

Por David

Deja una respuesta