¿Por qué los blogs funcionan tan bien en el marketing digital?

El potencial profesional tan grande de los blogs reside, básicamente, en que son, por su propia naturaleza, una herramienta de marketing ideal.

Los blogs hacen posible, y de una manera muy sencilla, lo que Seth Godin consideraba era el modo ideal de hacer marketing, el “marketing de permiso” y que ahora ha ido evolucionando hacia el concepto de inbound marketing:

El inbound marketing es algo que cualquier emprendedor, grande o pequeño, debería dominar. Aquí te explico qué es y cómo funciona.

Esto es así por varios motivos: primero, permiten atraer de una manera natural (no forzada e intrusiva como en la publicidad) un público con interés en una determinada temática a través de los buscadores y otras fuentes de tráfico (redes sociales, etc.).

Pero, además, las plataformas potentes como WordPress, junto con las herramientas de email marketing como Mailrelay (que dispones también de opciones gratuitas) cuentan con las herramientas para fidelizar a esos lectores que han llegado a tu web y conseguir su contacto (email).

Para atraer a este público simplemente tenemos que crear y publicar contenidos de valor para estas personas y posicionarlos en Google (junto con otras acciones como publicaciones en las redes sociales, por ejemplo).

Y es aquí donde está el verdadero desafío: en crear contenidos de esta calidad y lograr posicionarlos en Google. Pero ambas cosas son más una cuestión de capacidad personal y trabajo que económica porque las herramientas son prácticamente gratuitas. Y el conocimiento de cómo hacer todo esto está ahí fuera también gratis, en webs como este mismo blog.

Por tanto, si lo quieres usar así, un blog puede ser una potente herramienta que va generando poco a poco una base de clientes cualificados (clientes seleccionados por sus intereses), en modo autopiloto y con un coste prácticamente cero.

Hay muchísimas maneras de ganar dinero con una página web, pero todas tienen sus intringulis particulares. Aquí repaso las 10 fórmulas más importantes.

Con el tiempo esta estrategia de base se ha ido articulando a través de muchas técnicas y tácticas. Por eso, te recomiendo la lectura del post de arriba para que entiendas el detalle de cómo hacer de una web, aprovechando los principios que acabo de explicar, una fuente de ingresos.

¿Y no sería mejor crear un canal de YouTube?

En los últimos años, como plataforma de contenidos, YouTube le está haciendo sombra a los blogs. Ahora, es más “cool” tener un canal de YouTube que un blog.

Y tiene mucho sentido: la mayoría de la gente encuentra el vídeo más atractivo que el texto y las cifras en torno a YouTube con YouTubers que cuentan con decenas de millones de seguidores suscritos a su canal o las más de 5 billones de vídeos vistos al día son aplastantes. Son cifras de las que los mejores blogs tan sólo pueden soñar.

De hecho, te recomiendo encarecidamente crear tu propio canal de YouTube. Aquí puedes aprender cómo se hace:

Crear un canal YouTube es muy fácil hoy en día. Incluso hacerlo «bonito» es más fácil de lo que crees. Aquí te enseño cómo desde cero.

Pero ojo: las cosas no son tan obvias como puede parecer a primera vista y descartar ahora automáticamente un blog en favor de un canal de YouTube sin más consideraciones sería un grave errorSiempre deberías tener una web propia y un blog es la fórmula más simple.

¿Por qué?

Aquí van unos puntos importantes sobre los que reflexionar:

En primer lugar, dar los blogs por muertos sería como si en los años veinte (cuando se inventó la TV) a la gente le hubiese dado por pensar que en pocos años los libros iban a desaparecer. No tiene sentido, son medios muy diferentes y tienen su espacio ambos.

Ahora bien, lo anterior no quiere decir que no se note la “competencia”. Por ejemplo: en muchos blogs las visitas han ido incluso mejorando, los tiempos de estancia en las páginas se han acortado claramente. Y es que el tiempo es finito y hay que repartirlo…

Pero aún mucho más importante como criterio en tus decisiones considero a este aspecto: en YouTube y cualquier otra plataforma que sea propiedad de un tercero (Facebook, Instagram, etc.) estás completamente cautivo. Te tienen agarrado por el cuello.

Esto se refleja en muchos aspectos, el más importante, que no tienes el contacto real de tus seguidores.

Tienes “seguidores” o “suscriptores”, sí, pero no tienes un contacto real como un simple email, esos datos se los guarda a plataforma para ella.

Algo tan simple como comunicar algo a todos tus seguidores no lo puedes hacer. Incluso en la publicación de nuevos contenidos, todas las plataformas, incluidas YouTube, limitan seriamente el alcance orgánico (seguidores a los que se les hace llegar). Sólo llegas a una fracción de tu público total.

Si tu canal de YouTube es nada más que un hobby, puede que esto no sea demasiado trágico, pero si tienes intención de convertirlo en un negocio (aunque sólo sea para generar un pequeño extra al mes), la cosa cambia y mucho.

En este caso, tienes que tener muy claro que el mayor activo de tu negocio son estas personas que te siguen. Si quieres sacarle el potencial a tu negocio, necesitas su contacto sí o sí.

La única manera de garantizar esto es tener una web propia, es decir, que la plataforma sea tuya, administrada por ti, con tu propio dominio y en tu propio hosting, como lo es, por ejemplo, un blog WordPress con hosting.

Aquí puedes montar una captación de leads en condiciones y todo lo demás que se necesita para tener realmente el contacto de tus seguidores y, como vimos, salvo el hosting (que no te costará mucho más de en torno a 5€ al mes), puedes hacer todo esto gratis.

¿Estoy diciendo con esto que un canal YouTube es una mala opción?

En absoluto, un canal de YouTube es algo potentísimo y más que recomendable.

Pero mi consejo es que, tarde o temprano, acompañes ese canal con un blog con hosting (que es una plataforma propia) y lista de correo que te permita contrarrestar la cautividad a que te somete el estar en una plataforma de terceros donde el control lo tienen ellos y no tú.

Y si ya tienes un canal de YouTube y estas reflexiones han hecho que te estés preocupando, tranquilidad, no entres en pánico: estás a tiempo para corregir la situación.


 

Por David

Deja una respuesta