Junto con la capacidad para conectar con los lectores, otro de los aspectos más importantes en un blog es su enorme versatilidad. Y no me refiero tanto a la temática, sino para qué emplearlo.

Esto, en realidad, se debe al propio concepto de página web, que permite difundir una determinada información potencialmente a millones de personas.

A estas alturas de la web, ya estamos muy acostumbrados a ello, pero hay que recordar lo absolutamente revolucionario que fue este hecho cuando allá por el año 95, más o menos, Internet empezó a llegar a los hogares de todo el mundo.

La aportación más importante de los blogs (de sus plataformas como Blogger o WordPress) fue la de hacer de la creación de una web algo gratis y muy sencillo, al alcance de todo el mundo.

Con ello, todo el mundo podía aprovechar este potencial, aunque se tardó años en que los particulares (y las empresas) aprendiesen cómo aprovecharlo a fondo.


 

Por David

Deja una respuesta